Quiénes somos

“El Brote” es una asociación civil sin fines de lucro que surge en Bariloche a partir del grupo de teatro homónimo, fundado y dirigido por Gabriela Otero. Desde sus inicios en 1997, está integrado por pacientes de Salud Mental del Hospital Zonal que se formaron como actores en El Brote.
El nombre El Brote es una metáfora: habla de crisis (estar “brotado”* o descompensado), pero también de “brotar” como la posibilidad de surgimiento de algo nuevo.
Los actores son personas con padecimiento psíquico, que sobreponiéndose a las desventajas que supone su condición, pudieron transformar ese lugar pasivo, el de pacientes mentales, en un lugar activo, el de actores. A través de la labor artística han podido generar cambios en sus vidas asumiéndose como sujetos activos, desarrollando capacidades y autonomía, y revirtiendo la impotencia a la que los condenaba la enfermedad y la pobreza. Desempeñándose como actores y también como animadores socio-culturales, se han constituido en multiplicadores de proyectos de integración social a través del arte con sectores excluidos. En especial con jóvenes de sectores populares quienes encuentran en los actores un testimonio vívido de que es posible el cambio.

“El Brote invita a ser definitivamente
uno mismo, poniendo el cuerpo,
no ocultándose, descorriendo velos
que maquillan desigualdades inocultables”
.


Nadina Moreda, periodista.
(Diario Digital, 19 de Diciembre de 2005)

El Brote constituye hoy en día un referente para muchos jóvenes que han participado de las actividades comunitarias que el grupo lleva adelante. Entre los años 1999 a 2004 El Brote llegó a más de 4000 jóvenes de barrios periféricos y escuelas públicas de Bariloche.
El Brote lleva a cabo distintos proyectos acercando el teatro a sectores que habitualmente no tienen acceso, y vinculándolo al desarrollo comunitario. En esta línea, apunta a contribuir al fortalecimiento de redes sociales, generando encuentros de acción-reflexión e impulsando el arte como herramienta de transformación social.
Entendiendo la cultura como fuente de ciudadanía y democracia, y como aspecto indisociable del desarrollo humano, se busca generar espacios de formación y de organización comunitaria, en donde ensayar opciones nuevas para la resolución de conflictos, desde una metodología participativa apoyada fundamentalmente en herramientas teatrales.
Tras muchos años de gestiones, la Asociación Civil El Brote ha logrado construir y poner en marcha la SALA DE TEATRO SOCIAL “El Brote” inaugurada en 2011. Está ubicada en terreno cedido en comodato por Parques Nacionales, calle Beschtedt 568, Bariloche.
El Brote se sostiene principalmente con el compromiso voluntario de sus integrantes: docentes, técnicos, integrantes de las áreas de trabajo de la Asociación y colaboradores.

Cultura como la creación de
un destino personal y colectivo.
No solo espectadores,
sino protagonistas.

Trabajamos a diario desde la percepción de las necesidades más concretas e inmediatas: el hambre, la enfermedad, el desamparo. Trabajamos desde el desaliento, en contradicción constante y dialéctica con el deseo y la voluntad de construir.
La enfermedad es un lugar desde donde construir otra cosa y el desafío ha sido: con esto que se expresa como locura, poder armar los vocabularios de nuestro arte.
El Brote es un fiel testimonio de que el cambio es posible y que el arte es un camino de valorización de la propia singularidad en el marco de un proyecto grupal, ético y estético, artístico y social.
Se trata de transitar el teatro como espacio de reflexión social y personal, afirmando la necesidad de libertad, creación y encuentro fraternal.

*Estar “brotado”: forma en que se denomina la crisis o episodio psicótico y que supone un momento de fuerte descalabro subjetivo.